Tú, que eres mágica.

Creo que no lo sabes, pero eres mágica. Posiblemente no le has dado importancia, o la modestia y el devenir de los días no te han dejado creerlo demasiado.

También tiene culpa esta sociedad asustadiza en la que vivimos, en la que convertimos a los genios en locos, lo incomprendido en místico, lo excepcional en raro, y que puede llegar a hacer de ti, lo más hermoso del mundo, poco más que el riesgo potencial de muchas cosas.

A ti! Que eres un milagro natural, magia con coraza de piel, diosa que crea y alberga la vida, el paso y la chispa que de la nada, de una espiral de ADN, inventará en su interior un ser, la existencia de alguien que respirará, creará arte, hará sonreir a otras personas, sentirá amor y quién sabe si será protagonista de algún descubrimiento importante para la humanidad, o piedra angular para otro ser humano.

Te miro, y estás más hermosa que nunca. ¿Tampoco lo sabes? No importa que tus curvas se acentúen, que tus pechos cambien, en forma, color y tamaño. Que tu sueño aumente, o que te canses más. Ni siquiera importa que tu carácter fluctúe entre el éxtasis y el miedo a lo que está por venir. Eres preciosa, y ahora más. Tus ojos no pueden disimularlo, te brillan y ni siquiera los miedos, inseguridades o dudas lo pueden ocultar; tienes el poder y la belleza de la creación . Todos tus cambios, son la expresión de la vida en su más pura esencia.

Cuando te veo, en el parque o la playa, haciendo deporte o descansando. Todo me recuerda que eres el culmen de la evolución. Madre de tod@s nosotr@s, la perfección hecha realidad, de un modo tan increíble que tan solo llegamos a comprender la punta del iceberg. Por eso eres mágica, por eso, a veces se banaliza, por frecuente, lo excepcional. Y lo excepcional se teme. No temas porque eres poderosa.

 

Como hombre que dedica su vida a acompañar mujeres como tú, permíteme decirte que te envidio y te admiro casi con la misma intensidad. Si de algo ha de servirme ser un hombre en un mundo de mujeres es para (si permites mi atrevimiento), darte un consejo:

DISFRUTA DE ESTE MOMENTO.

isa

Nunca podré saber lo que se siente cuando en tu interior abrazas una vida, cuando crece hasta que gracias a tu increíble poder, llega a
este mundo a través de ti, para después alimentarse de la sabia que emanan tus pechos, alimento perfecto que ningún humano podrá inventar.  

Por eso me atrevo a decirte, que debes creerte la magia que albergas. Disfruta de tu privilegio. Y no dejes que los miedos te roben sentirte poderosa. Tu embazo, tu parto, y tu bebé, son tuyos. No puedo vivirlo por ti, pero al menos puedo recordarte que eres grandiosa, créetelo y disfruta del privilegio de ser creadora de vida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *