¿Sabes lo que es un plan de parto? ¡Te lo presento!

¿Sabes lo que es un plan de parto?

Aún hay mucho desconocimiento sobre el proceso del parto, y en muchas ocasiones tanto los profesionales como algunas de las mujeres que van a parir otorgamos la responsabilidad de este acto a los que desde fuera acompañamos, por encima incluso de la poseedora del cuerpo que está pariendo.

 

Partiendo de la base de que el parto no es ningún proceso patológico, si no fisiológico, y que la que debe parir es la futura mamá, todo lo que sea hacerse participe de este acto y empoderarse del proceso, es algo que va a beneficiar al mismo nacimiento.

 

Visto esto, me gustaría presentaos a quien no lo conozcáis el PLAN DE PARTO.

 

Este plan de parto es un documento que va a contener unas preferencias por parte de la mamá y de su pareja o acompañante, en el cual se van a expresar y a decidir de antemano una serie de cuestiones para cuando llegue el esperado momento.

Vamos a resolver las principales dudas que suelen surgir en cuanto al plan de parto.

 

¿Para qué me puede servir a mí hacer el plan de parto?

Desde el momento en que tomamos consciencia de la importancia de la información, y de hacerse responsable y participe de un acto vital como es parir, el plan de parto adquiere sentido. Este va a permitir que antes de que llegue el momento intentes visualizarlo, que te plantees cómo deseas que sea ese acto tan mágico, cómo crees que te vas a sentir más cómoda, y a que lo reflejes por escrito. Tan solo visualizarlo, y tomar protagonismo en el asunto ya tiene una importancia vital, si además sumamos a que te hará buscar información acerca del proceso, y la información es poder, ya tienes una serie de ventajas que no puedes dejar escapar. ¿Es necesario hacer el plan de parto para visualizarlo o imaginarlo? No. Pero puede ayudar.

 

Si a esto le sumamos que toda la planificación  la podrás hacer junto a tu acompañante en caso de que desees tener uno, lo cual aumentará su vinculación al acto del nacimiento y le otorgará una información que si no tampoco tendría, uniéndoos más en este proceso que es tuyo pero en el cual la pareja o acompañante tiene un papel de apoyo importante, parece que todo incita a realizar este documento.

 

Pero es que, además, no debemos olvidar el objetivo principal, poner por escrito una serie de preferencias sobre tu proceso y tu cuerpo, que el día que comience el parto, podrán utilizar los profesionales sanitarios que te acompañen para saber cómo deseas que se actúe, qué te facilitará que todo fluya correctamente, y todo esto ya lo tendrán por escrito y ordenado, de forma que no tendréis que explicar en ese momento tan instintivo todo eso, y en caso de tener que aclarar algo, tu acompañante podrá hacerlo si te ayudó a visualizar  el parto y rellenar el documento.

 

¿Qué tipo de preferencias puedo especificar en el plan de parto?

En este documento podremos plasmar nuestras preferencias en muchos aspectos diferentes.

Algunas afectan más a todo lo que son las condiciones externas que influyen tanto en el devenir del proceso: quién queremos que nos acompañe y presencie el momento, si deseamos llevar ropa propia o del hospital, o añadir cosas como que se adecue la luz al momento o poder movernos con libertad.

 

Otras se referirán más a decisiones obstétricas:  permitir el devenir fisiológico del proceso sin medicación externa, la ingestión de líquidos, evitar la episiotomía, la intención o no de aguantar mientras se pueda sin analgesia epidural, utilizar algún otro método de alivio del dolor,  o esperar a que el cordón deje de latir tras el nacimiento para pinzarlo.

 

Son muchas las cuestiones que se pueden abordar, pero lo importante al fin y al cabo es la capacidad de elegir y que se facilita la trasmisión de esos deseos a los profesionales para que podamos actuar de la forma más acorde al deseo de la mujer y sin que nos tenga que informar en ese preciso instante.

 

¿De verdad van a respetar el plan de parto que llevemos al hospital?

En primer lugar me gustaría aclarar que no es un contrato. En muchas ocasiones me preguntan si lo que se especifique en ese plan de parto se va a respetar completamente, o si por el contrario se le hará caso omiso (pasarán totalmente de dichas preferencias). Se debería intentar respetar, a no ser que haya una desviación de la fisiología que indique lo contrario.

 

Teniendo en cuenta que cada proceso es completamente distinto, y que cada hospital y profesional son diferentes, puede darse el caso de que no todo lo que tengamos planeado suceda tal cual. En ocasiones por necesidad y otras por procedimientos no tan necesarios.

Actualmente cada vez se intenta personalizar más la atención en todos los centros hospitalarios, y muchas de las preferencias que pongamos en el plan de parto tendrán evidencia científica detrás que la respalde, o serán de perogrullo si entendemos que debemos realizar aquello que haga sentir a la mujer lo más cómoda posible. Por lo cual muchas de las cosas se deberían hacer quizás sin que hubiera necesidad de plasmarlas, pero llevarlo ayuda. Además, debemos ser conscientes de que la confianza entre la persona sanitaria que acompañe el proceso y la mujer es de suma importancia, por si en algún momento algo no se pudiera respetar explicar el por qué, y que otra opción se puede ofrecer.

 

Lo que no es de recibo, y lo siento, es la respuesta ante un plan de parto de: yo sé perfectamente cómo debo actuar en un parto.

 

Eso es signo de que nuestro ego profesional está por encima de la necesidad de la mujer. El parto necesita que la mujer se sienta la protagonista principal de este, necesita no tener que explicar qué quiere en ese momento, porque está PARIENDO, y solo ha de hacer eso, y necesita que los de fuera entendamos que no todas las mujeres son iguales y mucho menos los partos de estas. Por supuesto, el parto necesita que los  entendidos en la materia lleguemos a comprender que mientras el proceso vaya bien,  mientras sea fisiológico ( y eso ocurre en una gran mayoría de los casos), nuestro trabajo es apoyar, acompañar, y vigilar, sin entorpecer. Para todo eso, el plan de parto es una gran ayuda.

 

Si en un determinado momento no se puede realizar algo del plan de parto, si la vida del bebé peligra, por ejemplo, y se lo explicamos, ninguna mujer se negará a que el profesional actúe, por eso no es una amenaza que alguien nos exponga como quiere que sea su momento.

 

¿ Dónde podemos conseguir el plan de parto y cómo entregarlo?

En España concretamente, el ministerio de sanidad ha elaborado un modelo de plan de parto que se puede conseguir fácilmente buscándolo en un buscador de internet. En él podemos encontrar tanto información, como las opciones a elegir. Aquí dejo el enlace para que podáis descargarlo.

 

https://www.msssi.gob.es/organizacion/sns/planCalidadSNS/pdf/equidad/planPartoNacimiento.pdf

plan_de_parto_y_nacimiento_366

Aunque pueda ser un buen modelo, y el hecho de que el ministerio de sanidad lo creara indica que debería verse su utilización como algo normal, también se pueden realizar planes de parto totalmente personalizados, buscando la información adecuada o basándose en este que el ministerio nos ha confeccionado. Trabajando en hospitales diferentes he recibido varios ejemplos de planes de parto maravillosos realizados por mujeres, algunos un simple folio con una pequeña lista, otros más elaborados. Una de estas mujeres informadas y empoderadas me ha dado su consentimiento para dejar enlazado el suyo.

 

mi-plan-de-parto

 

Este plan de parto se puede entregar antes del parto, ya sea en mano a la matrona o ginecólogo que nos vaya a atender, o bien pasándolo por el registro de nuestro hospital de referencia para que figure en nuestra historia cuando lleguemos de parto. También  podemos llevarlo el mismo día y entregarlo al profesional que nos acompañe durante el proceso.

 

¿ Y si me tachan de impertinente o me etiquetan por llevarlo?

Esta pregunta me la hacen más de lo que debería ser normal. Si te etiquetan a ti por utilizarlo, o a mi por recomendarte que lo hagas, nos debe dar igual. Aunque a veces no es sencillo. Cada día somos más l@s que comprendemos la importancia de que las mujeres os sintáis la parte principal de vuestro propio proceso, porque es VUESTRO. Y eso incluye que a gente como yo, nos agrade que llevéis planes de parto, o que esteis informadas sobre qué es mejor o peor; eso no es una amenaza, es una suerte. Y nunca he tenido problemas con nadie por contarle que quizás algo no iba a poder llevarse a cabo tal y como quería.

 

Aún así, en demasiadas ocasiones el plan de parto se desconoce o se teme.

 

Si todavía mucha gente ve como una amenaza el plan de parto, si aún rechina en muchos profesionales, es porque no se utiliza las suficientes veces. Cuando un 95% de las mujeres lo entreguen, la rara será aquella que no lo haya utilizado, la que no lo conozca, y no al revés.

 

Yo deseo para las futuras generaciones un mundo donde lo normal sea que vosotras podáis decidir sobre vuestro cuerpo, donde los sanitarios lo veamos genial, donde actuemos con evidencias científicas y sin observar los nacimientos como si de una patología se tratara.

 

Yo intento aportar mi granito de arena exponiendo lo que es un plan de parto y por qué lo considero importante.

 

¿Aportarás tú el tuyo utilizándolo? ¿Y dándolo a conocer?

 

¡Felices partos!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *