Alejandra, te dirán…

Hola Alejandra, ya sabes quién soy. Escuchas mi voz y sientes mis caricias cada día aunque aún no conozcas la luz del sol, aunque aún no hayas sentido las roce del aire en tu rostro, aunque sigas danzando ajena al mundo exterior en el vientre de tu hermosa madre.

Te escribo, porque me gustaría advertirte, para que cuando llegues a este mundo en el que te recibiremos con toneladas de amor y con lágrimas de felicidad, no te lleves una sorpresa con lo que vas a encontrarte, con lo que van  a decirte.

 

Desde el mismo momento en el que te descubras aquí, comenzarás a escuchar palabras y opiniones, que quieras o no intentarán condicionar tu forma de ser o pensar, y aunque en parte es inevitable, quizás este aviso te sirva para que nunca dejes de ser tu misma.

captura-de-pantalla-2014-12-01-a-las-12-00-59

 

Cuando nazcas, te dirán que llegas demasiado pronto o demasiado tarde, que eres grande, pequeña o normal, y que lloras mucho o poco.

Pero yo sé, que llegarás cuando sea tu momento y así lo decidas, que tu tamaño será perfecto y que llorarás cuando necesites algo, que nosotros te daremos sin dudar.

 

 

Cuando empieces a crecer te dirán que pasas en brazos demasiado, o demasiado poco tiempo, que comes más o menos de lo normal, que empezaste a masticar cuando no te correspondía, o que tus primeras palabras se adelantaron o se atrasaron, que cómo puede ser que aún no te pongas en pie, o al revés, y es que quizás sea pronto para dejarte suelta.

Pero yo sé, que tienes todo el tiempo del mundo, y que cada pequeña personita tiene sus ritmos, porque ¡Qué aburrido si todos fuéramos iguales! ¿Verdad, mi niña?, tú aprenderás a hacer las cosas cuando debas, cuando estés preparada, no te preocupes, y tu madre y yo estaremos para animarte y sostenerte cuando lo precises, así que tranquila, y adelante.

 

 

Más tarde, te dirán que te relacionas bien o mal con los demás, dando muchos o pocos besos, que por qué no vistes de rosa como las niñas, o al revés, por qué lo haces como todas ellas. Te dirán que puedes sacar más notas en el colegio, que en alguna asignatura vas floja, o al contrario, que qué lista eres, que no dejes de aplicarte tanto. Te dirán que por qué no haces más actividades extraescolares, y así practicas deporte o aprendes piano, o que quizás deberías tener más tiempo libre para saltar en los charcos e inventar fuertes imaginarios. Te dirán que no lees lo suficiente, o tal vez se sorprendan si no conoces tal o cual dibujo animado que todos tus amigos ven.

Pero yo sé, que aprenderás a relacionarte de la forma que te sea más útil para ti, darás besos a quien te apetezca, y vestirás del color que más te guste, azul, rosa, negro o amarillo fosforito. Aprenderás lo que debas aprender, seguro, lo harás con nuestro apoyo constante, e intentaré que descubras qué es lo que te motiva para que en ello seas lo mejor que puedas y quieras. Dedicarás tu tiempo libre a hacer lo que quieras, tocar la guitarra, leer, ver los dibujos o navegar en el barco pirata en cajas de cartón que yo te haré si me lo pides.

 

 

Cuando te hagas mayor, te dirán que tienes un carácter demasiado fuerte, que eres una líder, que eres demasiado diplomática y quieres agradar a todos, o que de tan normal pasas inadvertida. Que caes bien  a todo el mundo, o que solo tienes dos amig@s. que deberías estudiar tal o cual cosa, o trabajar más duro. Te dirán que eres muy recatada, o quizás que deberías ser un poco más discreta, que tus maneras y ropas no son las adecuadas.

Pero yo sé, que cada persona es un mundo, y que tú serás una buena persona. Más fuerte o menos, quiero que te quieras tanto como yo te quiero. Para mí siempre vas a destacar, más que la estrella más brillante que puedas imaginar. Estudiarás lo que quieras, o trabajaras en lo que se te de mejor, vestirás de la forma que te haga sentir más segura para enfrentarte a este mundo de prejuicios. Nosotros te aconsejaremos cuando necesites nuestro consejo, pero sabemos que tendrás que tomar tus decisiones, y que con nuestro apoyo será más fácil.

 

 

Cuando seas una persona adulta, te dirán que eres demasiado de izquierdas, de derecha en exceso, o que no te mojas porque eres de centro. Te aconsejarán que no comas carne, o que lo hagas porque lo contrario son tonterías. Te dirán que vistes como una pija, o que vas hecha un desastre, que te arregles esos pelos o que no hace falta gastar tanto en peluquería. Que es mejor vivir en el campo, en el mar, o en el centro de una urbe. Te dirán que podrías ganar más dinero, o que vives para trabajar.

Pero yo sé, que en este mundo encasillamos a las personas, porque estamos encasillados. Nos gusta poner etiquetas porque desde pequeños nos van etiquetando a cada paso que damos, y aunque a veces intentar desprenderse de ellas te hace sentirte desubicado en un mar de bandos, también te da la oportunidad de conocer a gente maravillosa de izquierdas, de derechas, de centro. Gente con ropa cara y barata, gente muy trabajadora y gente que valora más su vida personal. Porque si, hay personas increíbles y admirables con ideas muy distintas, y conocerlas te hará crecer por dentro y ampliar tus miras y tus horizontes.

 

 

Cuando llegue la edad en la que podrías ser madre, te dirán que cómo sigues soltera, que es pronto para casarse, que se te pasa el arroz o que disfrutes un poco más de la vida antes de tener hijos. Si decides tenerlos, te dirán que tengas cuidado, que no hagas tal o cual cosa estando embarazada, o que hagas esto y lo otro, y que es mejor parir en la privada, en casa o en determinado hospital.

Pero yo sé, que te casarás si quieres tener pareja y hacerlo, que te quedarás soltera si eso te hacer sentirte bien. Que tendrás hijos si el instinto maternal te llama, y si no, serás tú, sin hijos, que tampoco pasa nada. Si decides tenerlos, te recordaré que disfrutes de tu embarazo, que tu cuerpo es perfecto para albergar una vida, y que por supuesto, sabes parir:  la evolución de miles  miles de años te han hecho totalmente capaz de ello.

 

 

Alejandra, durante tu vida, te van a decir tantas cosas… tendrás que escucharlas y algunas te gustarán, otras no tanto. No te enojes, no sufras por ellas, vas a reir a carcajadas, a llorar de tristeza o frustración. Y es que todos, absolutamente todos,  estamos condicionados socialmente y por nuestras circunstancias, por eso hay opiniones tan variadas. Es imposible gustar a todo el mundo y eso es una lección que debes aprender. Imprégnate de todo lo bueno que veas a tu alrededor, y sobre todo, se tú misma, como quieras.

 

Para mí serás perfecta.

 

Alejandra, si entre tanto y tanto que te dirán, me permites que yo te diga algo también, que te de un consejo, mi vida:

 

Se feliz, y haz feliz.

 

Como tú quieras, a tu manera, pero encuentra la forma de ser feliz, y en el camino hacia tu felicidad, haz feliz a quienes tengas al lado. Así la vida es más sencilla. Al final todo se resume en eso.

 

Y recuerda que en mí siempre tendrás una mano para agarrarte,

Acompañándote,

 en ese camino hacia tu felicidad.

8 comentarios en “Alejandra, te dirán…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *